Détox: mi primera experiencia

Tras la palabra Détox existen muchos falsos mitos, y más rumores en los que se opina que no son saludables para el organismo sea el tipo de Détox que sea.


Como todo en la vida, no hay que ser extremistas ni tan generalistas, ya que no todas las dietas Détox son iguales.


Recuerdo la primera vez que me aconsejaron hacer una Détox. Había estado durante mucho tiempo tomando medicación, cortisona para los brotes de lupus y antibióticos para eliminar el maldito helicobacter pylori. Y me comentaron los síntomas que sientes al acumular toxinas y me sentí muy identificada:


- Dolores de cabeza

- Problemas digestivos (estreñimiento, hinchazón abdominal, digestiones pesadas, mala absorción de nutrientes…)

- Fatiga, estrés, cansancio diario.

- Falta de energía

- Sobrepeso

- Mal humor

- Piel apagada, seca y sin brillo

- Granitos, acné, puntos negros


Pero ese día empecé con las objeciones:


“Es que a mí eso de tomar solo batidos, no me va…”

“Es que a mí solo comer verde, me da hambre y si tengo hambre no soy persona”

“Es que yo por la mañana necesito mi café porque tengo la tensión baja”


Y así una tras otra…


Pero finalmente me convencieron. Ya que era la escuela de dietética donde estudiaba, quise confiar en ellos o quizás simplemente demostrar que yo tenía razón.


Me dieron un menú de 10 días con ¡su lista de la compra! Ya solo por hacerme la vida más fácil ¡me encantó!


El tener la lista me hizo más fácil el comprar en el supermercado, evitando las tentaciones y gastar más de lo necesario.


¡Otra sorpresa fue el menú en sí mismo! No eran solo batidos, sino que era comida real, con su desayuno, comida y cena e incluso algún snack que otro.



¿Cómo me sentía?


Iban pasando los días fácilmente, sin ansiedad. Me gustaba el menú y no sentía hambre.

Me sentía más ligera, mejorando mi retención de líquidos y mi tránsito intestinal. Sentía más energía y descansaba genial por la noche.

Mi piel en los primeros días estaba más grasa ya que eliminaba todas las toxinas, pero después la sentía más limpia e hidratada.

Y acabaron esos 10 días y tuve que admitir que me había equivocado.


¿Qué conseguí?


Había conseguido depurar mis organismos sin complicaciones. Desde ese momento, cada año hago varias detoxificaciones, sobre todo antes del verano, antes del invierno y si hay muchos excesos en navidad. ¿Qué mejor forma de empezar el año que con un cuerpo más limpio?


Mi consejo


Haz un plan Détox y prepara tu cuerpo para el verano.


¿Me acompañas en este detox pre-verano?


#detox #retodetox #experienciaprimerdetox


21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo