Hambre emocional

A muchas de nosotras nos influyen las emociones en la alimentación.

Cuando te sientes triste, sola, tienes un mal día, estas estresada, surge un problema que no sabemos cómo resolver, nos lleva muchas veces a pensar que tenemos hambre y queremos comer más.

Pero lo que buscamos es satisfacer nuestras necesidades emocionales con la comida. Sentimos ansiedad, hambre emocional.


¿Cómo podemos diferenciar el hambre emocional del hambre verdadero?


En la sociedad en la que vivimos llamamos del mismo modo al hambre física y a la ansiedad emocional por la comida.

El hambre realmente es una necesidad física, en la que tu organismo te demanda comer por falta de alimento durante algunas horas.

El hambre emocional es una manifestación física de una emoción que está pidiendo ser “consolada” o “silenciada”.



Las diferencias entre ellas son:


Hambre real:

- Aparece poco a poco

- Estás abierta a diferentes opciones de comida

- No es necesario satisfacerla de inmediato

- Dejas de comer cuando estás llena

- Te sientes bien cuando terminas de comer


Hambre emocional:

- Aparece de repente

- Tienes antojos por un determinado alimento, suele ser algo dulce o no muy saludable

- La tienes que satisfacer inmediatamente

- Continúas comiendo incluso cuando estás llena

- Te sientes culpable e insatisfecha cuando terminas de comer


¿Cómo controlar el hambre emocional?


Lo mejor es que cuando sientas hambre, te detengas y te observes. Ni dejes que se vaya ni te rindas a ella, solo obsérvala.

Si cedes a la sensación de hambre, a menudo sentirás emociones no muy agradables como miedo, frustración, soledad, tristeza e incluso culpa tras comer lo que creías que tu cuerpo te pedía.

Espera unos minutos, y pregúntate ¿Qué siento en realidad? El parar y preguntar te conectará con tus emociones y te permitirá poder elegir los alimentos, el que comer y así cuidar tu cuerpo y a ti misma. Sin sentir emociones negativas después.


Te propongo varios ejercicios:


- Busca la calma:

Busca un lugar tranquilo donde puedas relajarte. Siéntate en una silla o en el suelo, que estés cómoda, en calma y coloca tus manos sobre tu regazo y cierra los ojos.


- Toma conciencia de tu cuerpo:

Presta atención a tu postura, a las tensiones, a las rigideces, siente el peso de tu cuerpo hacia la tierra. Observa internamente con tus ojos cerrados tus pies, tus rodillas, cadera, brazos, manos, cuello. Siente como se afloja todo tu cuerpo.


- Respira profundamente:

Inhala por la nariz y exhala por la boca. Respira desde lo más profundo de tu abdomen. Coloca tus manos en el pecho y siente cómo se llena de aire y luego se desinfla lentamente. Respira profundamente durante 5 minutos.

El tomarte este tiempo para volver a tu interior y respirar, te ayudarán a estar más conscientes de tus emociones y te calmará la ansiedad.


¿Qué haces tú cuándo sientes hambre emocional?


#hambreemocional #ejerciciosparaaliviarelhambreemocional #hambreemocionalvshambrereal #emocionesenlaalimentacion #immabienestar #immapascual #cuerposanoenmentesana

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sígueme

  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Instagram

 ​© 2020 Imma Pascual | Creado por Loved Brands | Política de privacidad