Levadura nutricional

Desde hace unos años, un ingrediente imprescindible en mi cocina es la levadura nutricional. ¡Se la añado a casi todo!


Es una levadura muy parecida en textura a la levadura de cerveza, las dos contienen el mismo hongo, pero una proviene de la cerveza y la nutricional proviene de la remolacha.



El producto residual que deja el hongo en la remolacha es un producto apto para el consumo humano, inactivo y no contiene productos como los sulfitos que sí contiene la levadura de cerveza.


Nutricionalmente mantiene su contenido mejor porque su secado es a temperatura inferior a 50 grados, en cambio la levadura de cerveza lo hace a temperatura más alta que altera su contenido nutricional.

Su sabor es muy suave y con un toque a queso y no amargo como la levadura de cerveza.


¡Pero vamos a lo importante!


Lo mejor que tiene la levadura nutricional es su alto contenido en proteínas con 9 de los 18 aminoácidos esenciales que no puede fabricar nuestro organismo y por tanto debemos incluirlos en nuestra dieta. ¡Pues aquí los tenemos casi todos juntos!

Son de alto valor biológico, por lo que las recomiendo en dietas vegetarianas, veganas o pobres en proteínas.


No contiene azúcares (apta para diabéticos), baja en sodio (apta para hipertensos) y baja en grasas (apta para hipercolesterolemia).

Y lo más importante para mí, SIN GLUTEN NI LACTOSA.


Es muy rica en minerales y vitaminas, pero lo más destacable es que contiene un alto contenido en vitaminas B que ayudan a mantener una piel, uñas y pelo fuerte, cuida nuestro sistema nervioso y fortalece nuestro sistema inmunitario al ser rica en beta-1 y 3, glucano, trehalosa, maná y glutatión. (tienen capacidad de potenciar y modular la respuesta inmunitaria).


Es muy rico en fibra por lo que ayuda en el estreñimiento y en la prevención de enfermedades del colón.


Aconsejable en dietas para bajar peso ya que los betaglucanos que contienen junto con el alto contenido en cromo evitan los picos de glucosa en sangre tras comer y así evitamos la ansiedad.


Todo son beneficios, pero es importante destacar que al ser tan rico en fosforo debemos llevar una dieta rica en calcio para mantener en equilibrio estos dos minerales que nos podrían causar problemas. Pero como las cantidades que consumismos no suelen ser elevadas podemos estar tranquilos. Como todo en exceso no es saludable así que aconsejo no sobrepasar dos- tres cucharadas soperas al día.


¿Cómo la puedo introducir en mi alimentación?


Al tener un sabor suave y parecido al parmesano o queso en polvo se puede añadir en muchas recetas. Siempre en crudo y como suplemento.

- Añadir en cremas de verdura para darle sabor, espesar y un extra nutricional.

- Añadirla en caldos o sopas.

- En ensaladas, platos de verduras, legumbres y estofados.

- En tortillas.

- A la pasta y arroz en sustitución del queso en polvo para evitar los lácteos.

- En batidos vegetales para darle más valor nutricional.

- En sustitución de la sal.

- En quesos veganos


Ya os había dicho al principio ¡a casi todos!


¿Te animas a probarla?


#levaduranutricional #levadura #levadurasecaderemolacha #alimentacionsaludable #comericoysano #consejonutricional #immabienestar #immapascual #imma_pascual


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo